Montmeló no fue una procesión de monoplazas
Sesenta adelantamientos durante la carrera evidencian, según los principales equipos, que las nuevas reglas de la Fórmula 1 han dado sus resultados. Más emoción y, dicen, espectáculo, gracias al alerón móvil y los neumáticos Pirelli. Para Christian Horner, patrón de Red Bull Racing, la carrera de Montmeló fue "muy emocionante".

Eric Boullier, jefe de Renault, cambia de opinión: ahora le gustan las nuevas normas de la FIA. En declaraciones a Autosport, asegura que los espectadores ahora se lo pueden pasar en grande: "Desde el principio no era un gran fan de las nuevas reglas. Creía que iba a deparar más espectáculo, pero no más deporte. Pero no es así: hay espectáculo y acción, y al mismo tiempo se ha preservado el deporte", asegura.

Igual que él opina Christian Horner, que está encantado con las nuevas reglas: "Creo que las nuevas reglas funcionan”, dice. “Barcelona siempre ha sido como una procesión. Recuerdo que hace dos años aquí, Sebastian persiguió a Felipe Massa toda la carrera, con una sola parada en boxes. Ahora esto ha cambiado el dinamismo".

Sin embargo, Lewis Hamilton fue incapaz de adelantar a Sebastian Vettel en los últimos compases de la carrera, a pesar de rodas un buen número de vueltas detrás de él a menos de un segundo de distancia. Norbert Haug, de Mercedes, también está contento con las nuevas reglas: "Siempre dije que eran un acierto. Para algunos es demasiado complicado, pero para mí es fantástico y funciona al cien por cien".
Por Héctor Campos