En Reino Unido ya se han cancelado varios vuelos
La nube de cenizas del volcán islandés Grimsvötn, que entró en erupción el sábado pasado, es el centro de atención la Fórmula 1. Con las noticias de que varios vuelos en territorio británico han tenido que ser cancelados, los miembros del Gran Circo podrían verse perjudicados tanto para volver a sus factorías después del GP de Mónaco como para volar a Canadá de aquí a dos semanas.

El mundo de la Fórmula 1 vuelve a estar pendiente de un volcán islandés. En esta ocasión se trata de la erupción del Grimsvötn, cuyas nubes de ceniza están aproximándose a Reino Unido, según informa la agencia Bloomberg. Tal es la gravedad del asunto y la poca visibilidad aérea, que ya se han cancelado vuelos en Escocia e Irlanda del Norte, y no tardará mucho en que ocurra lo mismo en los demás territorios de Reino Unido y la República de Irlanda.

"Los vientos de baja cota (los que transportan las cenizas) están soplando con fuerza hacia Reino Unido", aseguraba un portavoz de la Oficina Meteorológica de Islandesa a la agencia AFP. "De momento existe la posibilidad de que las cenizas del volcán afecten al espacio aéreo europeo", añadía una portavoz del Comisionado Europeo de Transporte.

El resto de países europeos se están preparando por si se tuviera que cerrar el espacio aéreo debido a la alta densidad de cenizas concentrada en las nubes. Si llegara a ocurrir, la F1 tendría problemas para desplazarse a Canadá, donde del 10 al 12 de Junio se celebra el Gran Premio del país en el circuito Gilles Villeneuve. O más cercano en fechas, las escuderías deberían optar por otro medio de transporte que no sea el avión para volver a sus factorías y bases de operaciones.

En Marzo del año pasado, fue el volcán Eyjafjallajökull el que entró en erupción, alterando los planes del Gran Circo, y obligando a cerrar el espacio aéreo europeo durante varios días.
Por Cristina Díaz