Apunta que los mejores aerodinámicos están fuera de Italia
Stefano Domenicali ha concedido esta tarde una jugosa rueda de prensa en el motorhome del equipo Ferrari, donde ha hablado sobre la reciente salida de Aldo Costa de la Scuderia y sus planes de futuro para el equipo.

La primera pregunta obligatoria era conocer los motivos de esta importante destitución: "No es fácil responder porque desde el punto de vista personal es algo difícil de llevar, debéis entenderlo. Hablamos de las relaciones con una persona que conozco desde hace muchos años, diría que un amigo, con quien llevo trabajando mucho tiempo. Es una decisión de las que se toman cuando se deja a un lado el aspecto emocional y se impone el racional. Una decisión muy difícil".

Domenicali ha abundado sobre sus motivaciones, pero sin especificar causas concretas de esta medida: "Cuando se toman estas decisiones no se hace para hacer daño a una persona. No hay personalismos, la decisión se ha tomado como siempre para tratar de dar respuestas para el bien del equipo. No hay chivos expiatorios, ni dinámicas de mercado futbolístico y tampoco se pueden tomar como referencia las fechas del calendario, sino los tiempos de reacción de una estructura, aunque sin perder de vista la carrera siguiente. Todos los miembros del equipo tienen una responsabilidad objetiva sobre su área, igual que yo la tengo sobre toda la estructura; uno sobre el rendimiento del coche, otro sobre el motor, otro sobre la parte organizativa del equipo… y mis decisiones siguen esa lógica, pero no entro en más detalles sobre la medida tomada por mantener el respeto que nos distingue".

Más interesante es su opinión sobre el futuro inmediato del equipo. No da por terminada la temporada, aunque reconoce un período de adaptación de al menos dos Grandes Premios, y sobre todo confirma que inicialmente no habrá más despidos o recolocaciones en la cúpula técnica de la Scuderia: "No estamos al final de la temporada, sino al principio, y buscamos un refuerzo continuo, pero siempre con una base completamente estable. Tal y como lo hemos hecho, esto tiene que dar futuro y estabilidad al equipo. Los cambios internos ocurren en todos los equipos y se les da más o menos publicidad, particularmente en las áreas más importantes para dar un estímulo y tratar de crecer en la generación de agarre. Pero repito, en la estructura digamos de primer nivel no esperamos más cambios".

Más serio y tajante de lo habitual, Domenicali sí anuncia cambios operativos en el funcionamiento del equipo según avance el tiempo. Ante la pregunta de si la plantilla técnica actual es definitiva o está pendiente de examen, contesta: "La estructura actual está bajo examen, como tiene que ser. Todos los estamos siempre. Ésa es nuestra línea de actuación y no cambiaremos. Hemos visto promociones en el equipo de personas que ya estaba con nosotros, bien conocidas en la estructura, con la lógica de ver cómo crecen las cosas en los próximos meses y y efectuar algunos cambios que son menos visibles desde fuera y afectan al funcionamiento interno".

Los compañeros de varios medios de comunicación han instado a Domenicali a explicar qué espera con este cambio: "Está claro que cuando uno hace un cambio lo hace para intentar mejorar las cosas. Queremos mejorar el esquema organizativo, el concepto del coche y también el del próximo año".

Los objetivos a corto-medio plazo también están claros para el jefe de Fernando Alonso: "Tenemos que trabajar y mejorar nuestro coche, ese es nuestro objetivo ahora mismo. A finales del próximo mes, con las siguientes tres o cuatro carreras ya disputadas, haremos balance de nuevo y en ese momento podremos saber adónde orientar nuestros esfuerzos de una manera realista", insiste.

Domenicali niega que esta destitución deba interpretarse como una derrota del 'sistema italiano' para dirigir Ferrari: "Lo único que digo es que me sabe muy mal, porque cuando entré como director de la Gestione Sportiva el primero que creyó en este equipo fui yo, si bien Aldo ya formaba parte de la estructura técnica desde antes. No quisiera hablar de una derrota de la nacionalidad, porque no creo que sea correcto ni quiero dar esa clave de lectura. Además, el responsable de motor y electrónica es italiano, es responsable de producción es italiano, así que no demos una lectura catastrófica. Eso sí, tradicionalmente la cultura aerodinámica no forma parte de las habilidades en las que somos fuertes en Italia, y Ferrari tendrá que dar una respuesta estructural y estable a esta necesidad".

Muchos periodistas han apuntado a la figura de Nicholas Tombazis como la más inestable dentro del organigrama del equipo ahora mismo, y Domenicali le ha mostrado apoyo, pero con reservas: "Si estoy satisfecho o no con la gente que trabaja para mí, es algo que tengo que hablar con ellos, pero Nicholas Tombazis tiene la responsabilidad ahora mismo y seguramente en el futuro tiene la responsabilidad del desarrollo de la aerodinámica del coche, lo cual es muy importante y creo que deberá llevar a cabo proyectos ganadores, lo cual es fundamental que ocurra pronto".

Sobre la agresividad que no han mostrado en sus últimas creaciones y la necesidad de tomar el ejemplo de la interpretación de las normas al límite como Red Bull, el director de la Gestione Sportiva lo tiene claro: "Eso es lo que les he pedido a los expertos, sin respuesta por ahora".

En cuanto a Felipe Massa, ha restado importancia a su trabajo en pista, generalmente inferior al de su compañero Fernando Alonso: "Si hay cambios ayudarán a que Felipe mire adelante con un enfoque distinto. Ciertas situaciones pueden facilitar a salir psicológicamente de otras. Felipe sabe que cuenta con nuestra confianza, es un piloto nuestro y esperamos mucho de él en la segunda mitad de la temporada", sentencia Domenicali.
Por Cristóbal Rosaleny