Una bandera roja replantea las estrategias y 'salva' al ganador

Sebastian Vettel ha conseguido su quinta victoria de la temporada 2011 en el Gran Premio de Mónaco, tras una carrera larga y emocionante como no se vivía en el Principado desde hace tiempo. Fernando Alonso le ha flanqueado en una fantástica segunda posición final, que podría haber sido una victoria sin la aparición de la bandera roja a falta de siete vueltas para el final, como consecuencia de un accidente múltiple. Jenson Button, que ha sido el más rápido en pista durante gran parte de la carrera, ha completado el podio de un Gran Premio para el recuerdo.

Vettel salía desde la Pole Position y ha liderado el pelotón durante la mayor parte de la carrera, pero la victoria de hoy no ha sido precisamente un paseo para el alemán. Red Bull había previsto una estrategia de dos paradas para Sebastian, pero un fallo en su radio ha provocado un malentendido con el equipo, que le ha montado los blandos cuando en realidad todos querían hacer un segundo 'stint' con los superblandos. Esta circunstancia le obligaba a aguantar nada menos que 62 vueltas con un mismo juego de gomas, o parar en boxes una vez más y perder más tiempo y posiciones de lo esperado.

Por otro lado, Jenson Button ha mantenido la segunda posición en carrera hasta que McLaren lo ha mandado a boxes en la vuelta 15, antes de lo esperado por sus rivales. El británico ha montado otro juego de superblandos y ha rodado muy rápido de inmediato. La eficacia de Button y la confusión de Red Bull en el cambio de gomas de Vettel han propiciado que el Campeón de 2009 tomara el comando de la carrera.

En estos primeros compases de carrera, Fernando Alonso ha resistido perfectamente el ritmo de Button y ha cambiado su primer juego de superblandos por otro de blandos, una estrategia más conservadora que la de Button, lo que parecía indicar que el español montaría otra vez los superblandos al final de la carrera. En ese momento, el trío líder contaba ya con una tremenda superioridad sobre sus perseguidores y la pelea por la victoria estaba ya casi exclusivamente en sus manos.

Así hemos llegado a la vuelta 32. Felipe Massa estaba en plena lucha con un Lewis Hamilton especialmente agresivo. El de McLaren ha querido adelantar al brasileño en Loews por un hueco que realmente no existía y, después de una serie de toques a muy baja velocidad entre ellos, han llegado en paralelo al túnel… pero Massa tenía el exterior y la suciedad del asfalto ha acabado por mandar a Felipe contra el guardarraíl, al más puro estilo Fernando Alonso en 2004. El coche de seguridad ha salido a pista para neutralizar la carrera, y Ferrari ha demostrado una agilidad felina al mandar a Fernando Alonso rápidamente a boxes para perder el menor número posible de posiciones en su segundo cambio de gomas.

El balance de este acierto estratégico de Ferrari ha sido el retorno de Alonso a pista justo por detrás de Vettel y Button, pero con una ventaja sobre ellos: en principio era el único que podía permitirse llegar hasta el final de la carrera sin pasar de nuevo por boxes, ya que Vettel sólo había parado una vez en la vuelta 17 (de 78) y Button todavía no había montado las gomas blandas, así que su parada era simplemente obligatoria.

Hamilton ha recibido una merecida penalización por su maniobra sobre Massa, mientras que Sutil, Kobayashi, Webber, Maldonado y Petrov formaban un curioso pelotón central muy lejano de los líderes en términos de velocidad pero animado en cuanto a peleas internas.

Por delante, Button ha cumplido su parada obligatoria en la vuelta 48 y ha calzado gomas blandas nuevas. Por entonces, Alonso las llevaba puestas 15 vueltas y Vettel nada menos que 36. Lógicamente, Button ha empezado a rodar mucho más rápido que los dos primeros clasificados para recortarles tiempo. El mayor candidato a la victoria era entonces Fernando Alonso, que heredaría el liderato cuando Vettel parase en boxes y trataría de defenderlo cuando llegase por detrás un Button mucho más veloz con neumáticos en mejor estado que los suyos.

Pero Vettel no estaba de acuerdo con ese plan. El alemán ha alargado su segundo relevo de carrera hasta el punto de intentar acabar el Gran Premio con una sola parada en boxes, lo cual le obligaba a mantener durante nada menos que 62 vueltas el mismo juego de neumáticos blandos. Alonso se ha echado a las espaldas del líder del Mundial e incluso Button ha recuperado todo el terreno perdido para configurar un trío separado por menos de dos segundos y en perfecta disposición de luchar por la victoria. Vettel era más lento que Alonso y éste más lento que Button, pero contaban con la ventaja de la dificultad de adelantar en Mónaco.

El momento clave de la carrera, cuando la degradación de Vettel parecía llegar a su límite y Alonso tenía más cartas a su favor, se ha producido un accidente múltiple justo por delante de los líderes: estaban a punto de doblar un grupo muy interesante formado por Sutil, Hamilton, Alguersuari, Petrov y Buemi. Hamilton ha superado al de Force India, pero éste se ha ido contra el muro de Tabac y ha destrozado su neumático trasero derecho. Alguersuari ha aprovechado la ocasión para superar a Petrov y Sutil no ha advertido el alcance de su rotura hasta que se ha saltado la primera curva de la Piscina, con lo que ha pasado por delante de Hamilton. El de McLaren ha frenado para evitar un choque con Sutil, pero Alguersuari no ha visto la situación completa y ha chocado contra la trasera de Hamilton. Petrov, que venía por detrás, tampoco ha podido evitar la melé y se ha empotrado contra el muro. Resultado: Petrov se ha hecho daño en su tobillo izquierdo y la carrera se ha parado con bandera roja cuando faltaban siete vueltas para el final.

Para Petrov, los exámenes posteriores han confirmado que el piloto ruso de Renault sólo tiene daños superficiales en su pierna izquierda y será dado de alta en breve tras someterse a las pruebas pertinentes en el hospital Princesse Grace de Mónaco. Para la carrera, este accidente ha supuesto un nuevo 'giro de tortilla', pues ha permitido que los líderes cambiasen sus neumáticos y, por tanto, la desventaja de Vettel respecto a Alonso y de éste respecto a Button se volatilizase de un plumazo. Los dos primeros han montado gomas superblandas usadas y Button ha optado por unos blandos nuevos.



VETTEL Y SU QUINTO PASO HACIA EL MUNDIAL
Tras media hora de parón, la prueba se ha reiniciado detrás del coche de seguridad, que se ha retirado a la vuelta siguiente para lanzar de nuevo la carrera. Sin su handicap, Vettel ha sido inalcanzable de nuevo, y así ha conseguido este peleado triunfo que le consolida aún más en el liderato del Mundial, con 58 puntos de ventaja sobre Lewis Hamilton, que se mantiene en la segunda posición del campeonato.
Por Cristóbal Rosaleny