La Scuderia abre un paréntesis en las negociaciones
El presidente de la FIA, Jean Todt, se reunirá hoy una vez más con los fabricantes de motores. El francés se encuentra bajo la presión de Ferrari, Cosworth y Mercedes sobre sus planes para cambiar los motores de la Fórmula 1 a cuatro cilindros para el 2013.

Renault tiene mucho interés en el plan de Todt, pero, a la luz de la oposición impulsada por el jefe de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, Ferrari ha abierto un paréntesis en las negociaciones con una propuesta de un V6 Turbo, pero los fabricantes argumenten que un V6 necesita tiempo de desarrollo y que hasta el 2015 no podría estar disponible.

Las conversaciones de hoy en París tendrán lugar a la sombra de la próxima reunión del viernes del Consejo Mundial del Motor, última oportunidad para modificar las normas de 2013, y Todt ya se apresura en buscar una armonía para el futuro.

"La FIA podría alcanzar sus metas con un motor V8, con el KERS y el flujo limitado de combustible", declaraba Mark Gallagher de Crosworth y así le cita Auto Motor und Sport.

En cuanto al menor impacto medioambiental añadía que: "La reducción a cuatro cilindros no tiene por qué ahorrar combustible o ser verde".
Por Maitane Santiago