Dieter Zetsche afirma que el modesto rendimiento del alemán se debe a un monoplaza poco competitivo
Que la vuelta de Michael Schumacher a la Fórmula 1 no está siendo fácil es vox populi, pero que carrera tras carrera va adquiriendo renovado potencial es algo que está pasando desapercibido. A pesar de los resultados en su casi temporada y media de regreso, el Gran Premio de Mónaco ha supuesto su mejor sesión de clasificación, un quinto puesto. Aunque los resultados aún no son los deseados, tanto Mercedes como el jefe de Daimler, Dieter Zetsche, respaldan la actuación del heptacampeón.

El regreso de Michael Schumacher a la competición que lo ha visto proclamarse siete veces campeón del mundo no ha dejado a nadie indiferente. Tras su época gloriosa con Ferrari, en Mercedes, el Kaiser se ha encontrado con un monoplaza inferior y menos competitivo de lo esperado. A día de hoy, en casi temporada y media tras su regreso, su mejor resultado ha sido un cuarto puesto. A pesar de lo conseguido, el heptacampeón quiere finalizar sus tres años de contrato con las Flechas Plateadas, y dentro de su equipo todo son elogios y respaldo.

El último en mostrar su apoyo a Schumacher ha sido el jefe de Daimler, Dieter Zetsche. El presidente de la compañía vinculada a Mercedes ha afirmado que el alemán todavía tiene tiempo para demostrar que está en buena forma, teniendo en cuenta que al heptacampeón le queda un año de contrato con la escudería de Brackley. Según Zetsche, el rendimiento del Kaiser no se ha visto afectado por sus tres años alejados de la competición, sino por el monoplaza poco competitivo que ha tenido. "El año pasado le dimos un mal coche. Así que para él era difícil volver como antes y ponerse nuevamente a prueba", señalaba el jefe de Daimler.

Antes de su abandono en carrera, Schumacher estaba teniendo una mejor actuación en el Gran Premio de Mónaco, donde en la clasificación se colocó en la quinta posición de la parrilla, su mejor resultado de salida desde su regreso. A pesar de no finalizar la prueba, en Mercedes mostraron su optimismo con el considerable incremento de ritmo que tanto el Schumi como el MGP W02 habían mostrado. Con trece carreras (catorce si finalmente se reintroduce Bahréin) por disputarse, Zetsche está seguro de que el alemán mejorará. "Creo que veremos algunas sorpresas positivas este año", señalaba. Tanto el propio Schumacher, como su escudería, aficionados y la misma Fórmula 1 desean que el Schumacher vuelva a mostrar las cualidades que lo llevaron a coronarse siete veces campeón del mundo.
Por Cristina Díaz