El jefe de Mercedes recuerda que su personal no tendrá vacaciones
Ross Brawn no quiere que el final del mundial se retrase hasta el 11 de diciembre: "Es totalmente inaceptable", asegura el jefe de Mercedes Grand Prix. La reprogramación del Gran Premio de Bahréin a finales de temporada podría ser mal vista por muchos implicados, y llegaríamos a uno de los finales de temporada más tardíos de las últimas décadas. Pero hay un problema: más de uno se quedará sin vacaciones.

Con el 4 de diciembre imposible de aprovecharse por problemas logísticos, la FIA ha dejado caer la posibilidad de que el Gran Premio de Bahréin, suspendido a principios de temporada, se organice para el 11 de diciembre. Pero no le sentará bien el turrón a Ross Brawn, de Mercedes, que asegura que habrá serios problemas si se sigue adelante con este calendario improvisado: "Es demasiado. Nuestros chicos han estado trabajando desde enero", se lamenta.

Ross Brawn recuerda que, con la prohibición de realizar entrenamientos entre temporadas, se ha suprimido el número de mecánicos y técnicos que trabajaban en el invierno, y ahora es el mismo personal el que tiene que realizar dichas funciones.

"No tenemos equipo de pruebas, así que los mismos tipos han estado trabajando desde enero. Y ahora les pedimos que trabajen hasta diciembre, y eso significa que no tendrán vacaciones antes de navidades, y eso nos lleva de nuevo a la misma situación en enero", se queja.

Este viernes debería haber una decisión final sobre el Gran Premio de Bahréin. Pero hasta que llegue, Ross cree que lo mejor es que cada uno exprese su opinión; él asegura haberlo hecho ya a Ecclestone: "Personalmente creo que es inaceptable, y se lo hemos comunicado a Ecclestone. Ya sabe nuestra opinión. Si seguimos con este enfoque, tendremos problemas, porque no podemos esperar que nuestro personal trabaje en esta situación, así que creo que es totalmente inaceptable", sentencia.

"Los equipos tienen la oportunidad de expresar su opinión. Tenemos procesos para intentarlo y resolverlo, así que creo que deberíamos esperar y ver qué pasa con el problema de Bahréin".
Por Héctor Campos