Tomarán la decisión de luchar o no por el título de 2011
Fernando Alonso completó en Mónaco el pasado fin de semana la que hasta ahora ha sido su mejor carrera de la temporada, al cruzar la meta en segunda posición. El ferrarista pudo esta vez luchar por la victoria hasta los últimos metros, aunque el reinicio de la carrera con gomas nuevas para todos resultó un claro inconveniente para sus aspiraciones de triunfo.

El piloto asturiano explicaba en su blog personal: "El domingo tuvimos la posibilidad concreta de ganar la primera carrera de la temporada, y la interrupción tras el accidente de Petrov y Alguersuari nos quitó la oportunidad de intentarlo hasta el final. En la segunda parte de la carrera, tras el pit-stop, intenté conservar las gomas para las últimas vueltas, cuando esperaba aprovechar una eventual dificultad de Sebastian con sus neumáticos, dado que los llevaba ya desde hacía muchas vueltas. Sin embargo este plan se esfumó, pero hay que aceptarlo porque sabemos que en Mónaco situaciones como las que se produjeron el domingo son frecuentes".

Sin embargo, Alonso no oculta que el resultado final fue algo frustrante: "Si también en la carrera en la que sientes que la victoria es posible al final se impone Vettel, surge una sensación de desilusión, pero eso no significa que no sigamos dándolo todo, en pista y en casa, desarrollando el coche".

El campeón español es consciente de que la batalla por el Mundial cada vez está más decidida, a pesar de haberse disputado tan sólo seis carreras: "Está claro que la diferencia en la clasificación se hace cada vez más amplia: las cuentas sabemos hacerlas, pero ni yo ni el equipo estamos acostumbrados a desistir. Ya hemos hablado junto a los técnicos de las novedades que tendremos en Montreal, pero sobre todo del paso adelante que debemos dar para Silverstone, cuando volvamos a una pista que requiere mucha carga aerodinámica. Allí comprenderemos realmente que camino tomará nuestra temporada. Hasta entonces tenemos las ganas y el deber de creer".

Por último, Fernando dedicó unas cariñosas palabras a Sergio Pérez, piloto mexicano de Sauber que sufrió un fuerte accidente durante la sesión de calificación del sábado: "Me ha alegrado saber que ya ha abandonado el hospital de Mónaco. El suyo fue un accidente muy feo y el hecho de que haya resultado prácticamente ileso es muy significativo respecto a los avances logrados en la seguridad de los monoplazas de Fórmula 1. El peligro no se puede eliminar en absoluto, pero se puede hacer mucho para reducir los riesgos para los pilotos y para todos los operarios de la pista".
Por Dani Pérez Corona