Checo Pérez acelera México y las autoridades quieren una prueba en suelo azteca
La aparición de Checo Pérez en el imaginario del público mexicano ha sido un revulsivo como lo fue Alonso en España, Raikkonen en Finlandia o Schumacher en Alemania. El repentino -y masivo- interés por la Fórmula 1 en el país ha provocado que las autoridades locales estén moviendo sus fichas: quieren un Gran Premio allí.

La posibilidad de que México albergue a la Formula 1 a corto y medio plazo entra en los planes de Bernie Ecclestone. Hoy martes Charlie Whiting, director de carrera en la F1 y delegado de seguridad de la FIA se encuentra en suelo azteca inspeccionando el circuito permanente Hermanos Rodríguez con idea de que en un futuro cercano de cabida a una prueba del mundial.

Uno de los vicepresidentes de la FIA, el mexicano José Abed, ha declarado a Televisa "él le va a dar una revisada, de ahí se lleva los documentos, los llevan a la FIA, allá en la Comisión de Circuitos con Julián Abed, Charlie Whiting y toda la Comisión van a hacer la revisión de lo que lo que haya visto Charlie y ya de ahí veremos que es lo que se necesita". Abed agregó "lo importante es que regrese la Fórmula 1, tenemos un autódromo aquí ya 80% hecho, si nos falta adecuar los pits pues se los adecuamos, si tenemos que adecuar las curvas, pues las adecuamos, entonces podemos adecuar lo que sea, yo creo que en México tenemos la capacidad de eso y más".

Este posible Gran Premio de México ha tenido ya varias posibles sedes; se pensó en hacer un circuito urbano temporal en Guadalajara, si éste funcionaba se podría construir uno permanente, hubo otro plan en los alrededores de Cancún, pero es ahora esta revisión de Whiting la que parece mostrar la ecuación que tiene más posibilidades.

El circuito Hermanos Rodríguez fue construido en 1959 y ha acogida a la Fórmula 1 en varias ocasiones, la última en 1992. Ecclestone ya se ha reunido en varias ocasiones con diversos dirigentes del país y no sólo ha palpado el interés de éstos sino también de un grupo inversionista que sería a la postre los que aportasen el grueso de la financiación.
Por José M. Zapico