Mosley recuerda que iría contra las propias normas de la FIA
Max Mosley ha afirmado que la Fórmula 1 no debe ir a Bahréin si sus personajes y especialmente las escuderías no están de acuerdo en correr en Sakhir. El ex presidente de la FIA ha señalado su descontento con la recolocación del Gran Premio, mientras que Bernie Ecclestone sigue presionando al Consejo Mundial de Deporte de Motor la celebración de una nueva votación.

Para sorpresa del mundo de la Fórmula 1, la Federación Internacional de Automovilismo decidió el pasado viernes disputar el Gran Premio de Bahréin a finales de octubre, noticia que llega rodeada de polémica por la actual situación social y política que vive el reino del Golfo Pérsico. El ex presidente de la FIA, Max Mosley, ha asegurado que la competición sólo debería correr en Sakhir si todas las escuderías están de acuerdo en hacerlo.

En opinión de Mosley, el máximo órgano del automovilismo mundial incumplirá sus propias reglas si el Gran Premio de Bahréin sigue adelante sin el consentimiento de las escuderías. "No hay la más mínima opción de que el cambio se produzca", señalaba Mosley en una entrevista a BBC Radio 4. El británico también se muestra contrario a la idea de correr en Bahréin. "Antes que cualquier otra razón está que no se puede cambiar el calendario de la manera en la que ha sido propuesta sin el acuerdo unánime de los equipos. Así que hasta que no llegue el acuerdo escrito por parte de los equipos, no se puede cambiar la fecha. No se puede hacer", afirmaba el ex presidente de la FIA.

De hecho, Bernie Ecclestone presiona para que se celebre una nueva votación en el Consejo Mundial del Deporte de Motor, mientras que las escuderías pertenecientes a la FOTA han hecho lo mismo pero a través de una carta formal. Si finalmente tales peticiones no son atendidas y todo sucede como está previsto, la temporada 2011 finalizará el 11 de diciembre en La India, siendo el año que más tarde se celebra el fin de fiesta.
Por Cristina Díaz