Los zumos de frutas naturales tienen el mismo nivel vitamínico y de minerales que las frutas enteras, con la salvedad de que al no aprovechar la pulpa tampoco se aprovecha la fibra que pudiera contener.