El australiano espera conseguir pronto su primera victoria de la temporada
Mark Webber ha apuntado a los neumáticos Pirelli como la diferencia fundamental entre su brillante anterior temporada y el actual rendimiento. Aunque no quiere crear excusas sobre su actuación en pista, el australiano ha señalado que el cambio a la marca italiana y los pequeños detalles introducidos son claves para entender algo mejor sus modestos resultados.

La temporada 2011 de Mark Webber está siendo menos competitiva y exitosa que la anterior. Mientras que su compañero de equipo, Sebastian Vettel, es líder del mundial y ha ganado cinco de las seis carreras disputadas, el australiano sólo ha subido al podio en una ocasión, en el Gran Premio de Turquía con un segundo puesto. El por qué de su rendimiento, Webber lo ha adjudicado al cambio de pequeños detalles, pero también a los neumáticos Pirelli.

"Son muy diferentes y los pilotos son muy sensibles a este cambio", señalaba el piloto de Red Bull en referencia al paso de Bridgestone a la marca italiana. "Es como si un golfista o tenista cambia su equipo. Cuando estás a este nivel e intentas ganar ventaja con los pequeños detalles, los pequeños cambios pueden crear grandes diferencias. Pero adaptarse depende de los pilotos", afirmaba Webber.

A pesar de que el australiano haya apuntado a los neumáticos como su punto débil, no quiere que se piense que intenta poner excusas sobre su rendimiento actual. Aunque la situación con su compañero de equipo es distante en términos deportivos, Webber afirma que sigue esforzándose día tras día. "Espero poder continuar mi momento de alentadores resultados y espero conseguir mi primera victoria pronto. Nunca me verás pescando. Tengo que esforzarme", aseguraba el piloto de Red Bull al medio canadiense Rds.ca.

El mismo canal de comunicación le preguntó a Vettel cuál ha sido la diferencia que más ha notado en 2011. Igual que su compañero, el alemán se centra en los pequeños detalles. "No hay un ingrediente que, solo, dé la vuelta. Son los detalles, las pequeñas cosas, que todas juntas hacen la gran diferencia", concluía el campeón de 2010.
Por Cristina Díaz