EcoDiario.es | 10/06/2011 - 10:59

Como si de una cadena de televisión se tratase, el Real Madrid contraprograma al Barça. Los blancos se han lanzado en las últimas horas a airear supuestos (que no siempre ciertos) intereses por jugadores que aparecen en la agenda culé con la intención de frenar o encarecer las operaciones. Es la 'versión despacho' de la guerra de los Clásicos.


Tres nombres monopolizan esta nueva estrategia madridista: Neymar, Alexis Sánchez y Cesc Fábregas.
Neymar: alternativa sorpresa

En el caso del primero, los rumores sobre un posible interés blanco llevaban activos desde el pasado invierno. Sin embargo, el brasileño siempre ha interesado mucho más al Barça que al Real Madrid. Hasta este fin de semana.

Fue entonces cuando el Barça comenzó a ir realmente en serio a por él ante lo complicado de la incorporación de Rossi.

Casualidad o no, el Real Madrid activó entonces su maquinaria para, sorpresa, afirmar que el del Santos era su alternativa al Kun Agüero. Anteriormente el club había barajado las opciones de Rooney, Tévez e incluso Eto'o, pero, de repente, el mejor colocado era el mismo hombre que quería el Barça.

La filtración pronto llegó a los medios de comunicación y el Barça, nunca dispuesto a grandes dispendios por sus nuevos fichajes, aplacó el interés por el brasileño hasta mejor momento.
Alexis: inflación merengue

Algo similar ocurrió con Alexis Sánchez. Este habilidoso extremo chileno lleva sonando desde hace meses como refuerzo culé. De hecho, ya ha habido un primer acercamiento: el Barça ofrece 25 millones al Udinese.

Sin embargo, el club italiano se ha rechazado esta primera oferta y lo ha hecho con el argumento de que otros clubes ya han preguntado por él ofreciendo más dinero.

"El Real Madrid o el Inter han llamado a nuestra puerta. Es un jugador con muchas alternativas que a nosotros también nos supone mucho. Por 25 millones no vendo ni un brazo de Alexis", comentó en la Cope Quique Pina, presidente del Granada, representante y intermediario del Undiense en España.

Al igual que con Neymar, nada se sabía del interés del Real Madrid hasta este lunes, cuando tanto unos (los italianos) como otros (los madridistas) se lanzaron rápidamente a filtrar que sí, que le querían.

La inversión que sería necesaria por él (más de 35 millones) y la saturación en su puesto (Özil, Cristiano, Di María...) invita a pensar que Mourinho no lo tiene entre sus prioridades. Segunda coincidencia del verano.
El eterno caso Cesc

El tercer caso es un clásico: Cesc Fábregas. En cuanto el Barça retomó esta primavera el interés por el centrocampista, el Real Madrid también se apresuró a filtrar la luz verde dada por el jugador a su representante, Darren Dean, para negociar con los de Chamartín su fichaje.

La propia familia del jugador catalán, en concreto su padre, se apresuraron a negar la noticia, si bien el Arsenal la utilizó para comunicarle al Barça que había clubes interesados en su capitán y que, por la ley de la oferta y la demanda, el precio se incrementaría. Sólo la insistencia de Cesc ha terminado ablandando la postura de su club.
El trabajo de Mendes

En los últimos días se ha sabido que a esta estrategia está ayudando también Sergio Mendes, representante de Mourinho y manager con influencia mundiales que, según Sport y Mundo Deportivo, usa para beneficar al técnico luso.

El manager habría creado una amplia red de 'espias' entre sus colaboradores y otros intermediarios para lograr enterarse de qué jugadores anhela el Barça y comunicárselo a 'The Special One'. Esto permitiría acelerar la ya citada contraprogramación e incluso descubrir perlas que el Real Madrid puede haber dejado pasar.