Un sujeto fue al médico de familia con el testículo izquierdo hinchado y dolorido. El médico dijo que era una inflamación testicular y que no era nada grave, pero que debía visitar a un especialista, por lo que le dió el teléfono de un colega URÓLOGO.

Pero se equivocó de número y le dió el de su ABOGADO.

El paciente pidió una consulta y a la hora convenida, estaba delante del abogado, pensando que era el urólogo.

¿En que puedo ayudarle?
, preguntó el abogado.

Nuestro amigo se bajó los pantalones y le mostró el testículo, diciendo: Como usted está viendo, doctor, tengo una inflamación en el testículo izquierdo...

El abogado se queda mirando algunos segundos, sin entender absolutamente nada, pensó, pensó y pensó........ y le respondió:

Amigo mío, mi especialidad es el Derecho...


Y el paciente le responde:

¡No joda! ¡No me diga que ahora hay un especialista para cada huevo!