Ferrari aún piensa en ganar el Mundial
Marc Gené, Luca di Montezemolo y Stefano Domenicali aseguran que ambos mundiales de 2011 son todavía prioridades en sus agendas, a pesar de las noticias que aseguraban que el equipo se concentrará en la próxima temporada, abandonando la posibilidad de ser campeones este año: "Este equipo no se da por vencido", asegura el español Gené.

Son momentos difíciles en Ferrari, cuando su mejor piloto clasificado (Fernando Alonso) es quinto en el mundial a noventa y dos puntos del líder, y cuando el equipo es tercero en la clasificación de constructores, a 154 puntos de RBR. Pero aquí nadie piensa en rendirse: "Sé que pronto ganaremos carreras", asegura el piloto de pruebas Marc Gené al diario español Marca. "En las últimas dos carreras, la victoria estuvo muy cerca. No tardará mucho. Ferrari no es un equipo que tire la toalla incluso aunque las posibilidades de ganar el mundial sean menores que uno".

Así lo cree y confirma Luca Cordero di Montezemolo, que asegura a la televisión italiana Sky que tanto Alonso como Massa pudieron haber ganado en Canadá. El español iba camino de conseguirlo, pero se topó con Jenson Button. Aún así, el mero hecho de haber tenido esa oportunidad es el mejor incentivo para seguir trabajando: "No quiero hablar de mala suerte. Cuando tuvo lugar el accidente entre Button y Alonso, cada uno de ellos tenía un cincuenta por ciento de posibilidades. Alonso se fue, así que ganó Button".

¿Pensar en 2012? Claro, es el futuro inmediato. Pero Montezemolo asegura que antes que nada piensa en el presente, en 2011: "Seguiremos presionando", declara. "En Canadá fuimos muy competitivos y creo que lo seremos también en Valencia. Estamos trabajando muy duro. Prefiero ver a un Ferrari competitivo que abandona a otro que termina sexto o séptimo", dice sobre el abandono de Fernando Alonso en Montreal. "Este coche no nació bien, pero conozco la calidad y determinación de mi gente. La esperanza es lo últimos que se pierde".

Junto a él está Sfefano Domenicali, jefe del equipo, que se une al plantel de responsables de Ferrari dispuestos a luchar hasta el final. En declaraciones a Tuttosport, Domenicali defiende el duro trabajo para salir del agujero después de siete carreras muy complicadas: "No tiene sentido mirar las tablas clasificatorias", asegura. "Hay que hacer lo que hace un equipo de fútbol cuando está detrás: jugar cada partido por separado pensando sólo en atacar para ganar. Entonces, si los demás yerran o la situación cambia, veremos dónde estamos".
Por Héctor Campos