Erase una vez un muchacho tan menso, pero tan menso, que cuando lo invitaron a una fiesta de "15" años no fue porque tenía 16.