Unas piruletas de chocolate, muy fáciles de hacer, alegran una fiesta, el café de la sobremesa o ponen un toque simpático y original en un "brunch"

Las piruletas de chocolate son muy fáciles de hacer y ponen una nota original en las sobremesas pues combinan muy bien con el café o una copa de licor o champán. Es un toque chic para ofrecer a los amigos en un brunch o un detalle divertido en un cóctel. A ello se une el placer de comer chocolate.

Con esta recetas se pueden hacer en quince minutos y tras, media hora en el frigorífico, estarán listas para servir.
Ingredientes receta de las piruletas de chocolate
Tableta de chocolate para fundir (con leche o negro).
Palitos de madera (de los que se usan para hacer brochetas).
Para adornar (no imprescindible) almendras picadas, fideos de chocolate o de colores, azúcar glasé, avellanas, arroz inflado, perlas de chocolate blanco o trocitos de galleta.
Preparación de las piruletas de chocolate
Se trocea el chocolate y se pone en un bol adecuado para el microondas.
Poner 2,5 minutos en el microondas.
Cuando pase el tiempo sacar el bol. Parte del chocolate no estará bien fundido, así es que se mezcla con una espátula hasta conseguir que se funda por completo y obtener una crema homogénea y un poco espesa.
Sobre un papel de hornear o un acetato apoyado sobre una superficie muy lisa se distribuye en montoncitos equivalentes a una cucharada sopera, dejando espacio para los palitos (los círculos se forman solos al echar el chocolate sobre la superficie).
Se pone el palito de brocheta y se adorna con el ingrediente elegido para que se quede "pegado" a las piruletas, mientras el chocolate esté fundido.
Cuando las piruletas están frías se despegan del papel encerado y se ponen en el frigorífico hasta sacarlas a la mesa.



Otros ingredientes para las piruletas de chocolate

Las piruletas pueden prepararse, en una opción más atrevida, combinando dulce y salado. Para ello, antes de que se enfríen, se espolvorean con una pizca de sal y pimienta. Así servirán, también, de entrante.


Otra posibilidad es mezclar con el chocolate con arroz inflado, frutos secos o galletas antes de ponerlo sobre la superficie de papel encerado. El ingrediente quedará dentro de la piruleta.

Y, por qué no, pueden servirse sin nada más, mezclando las de chocolate con leche y chocolate negro.
Presentación de las piruletas de chocolate: en la mesa o para regalar

Las piruletas pueden presentarse en un vaso alto o pinchadas en media naranja, por ejemplo. También pueden ponerse sobre una fuente haciendo un dibujo (un sol, cruzadas o alternadas) o envueltas de forma individual en papel de celofán.

Otra posibilidad es envolverlas de esa manera y presentarlas en una caja de cartón para dulces. En una bandeja, de cartón para postres o de cristal, y empaquetadas con papel de celofán y unas cintas de regalo, las piruletas son buen obsequio.


Piruletas de chocolate light y aptas para diabéticos

Los diabéticos pueden, igualmente, disfrutar de las piruletas. Sólo hay que seguir la receta sustituyendo el chocolate por otro sin azúcar y, si se quiere añadir alguna cobertura especial, optar por frutos secos o galletas sin azúcar. Si se opta por el toque picante, no hay problema en añadir un poquito de pimienta.

El chocolate sin azúcar también resta calorías a las piruletas por lo que podemos considerarlas "light"


En un picnic, en un brunch o en un cóctel, piruletas de chocolate

Cuando llega el buen tiempo y las temperaturas nos permiten comer en el exterior, podemos preparar nuestro brunch en la terraza o en el jardín, si disponemos de él. Las piruletas de chocolate son fáciles de preparar y quedarán muy bien incorporadas a esta opción de comida más informal.

Igualmente, tienen su sitio en una barbacoa o en un cóctel en casa. Permiten jugar con diferentes presentaciones y sabores. Con las fiestas infantiles hay que tener cuidado (depende de la edad de los invitados) ya que los palitos de brocheta terminan en punta.

Y a todo ello se unen las virtudes del chocolate.