Cuando llegamos a la edad madura las necesidades nutricionales cambian debido a que desciende la necesidad energética, se incrementa la proporción de grasa en el cuerpo y se pierde masa ósea.