Si tus niños rechazan la leche porque no les gusta el sabor prueba a perfumarla. Introduce mientras la cueces media ramita de vainilla o de canela. También puedes ponerle la corteza de un limón. Verás como les gusta.