Los doblados interfieren el avance de los de delante
El director de carrera de la FIA, Charlie Whiting, ha confirmado que podría haber algunas modificaciones en el procedimiento a la hora de desplegar el coche de seguridad en la Fórmula 1, con idea de que cuando se reanuden las carreras, los coches con vuelta perdida no interfieran a los pilotos de cabeza.

En una entrevista con Charlie Whiting publicada en la web de la FIA, el director de carrera de la F1 ha admitido que la fórmula actual en la aplicación del Safety Car está en revisión ante las protestas de varios equipos. En más de una ocasión los coches 'de delante' han luchado por puestos finales dentro de la zona de puntos o incluso el podium, pero su avance se ha visto bloqueado por la presencia de coches doblados.

Esto tiene mala solución, pero si que la puede tener, cuando los doblados se interponen en el camino cuando se despliega el Safety Car, así que en base a una situación ajena a la progresión de la carrera, la FIA estudia otra forma de aplicar el reglamento y no se perjudique a los que luchan de forma ajena a los coches más lentos. Una de las propuestas ha sido poner los coches con vuelta perdida al final de la cola para permitir que los líderes de la carrera tengan una carrera limpia en la parte delantera.

A este respecto Whiting afirma: "Sí, está en la agenda. Lo hemos intentado antes, pero entonces el procedimiento fue un poco complicado, pero creo que hay formas más simples de hacerlo y hemos hablado de algunas, pero no nos hemos puesto de acuerdo todavía. Estoy de acuerdo en que cuando se reinicie la carrera no queremos ver coches allí, ya que desvirtúa la prueba".

Whiting añade un dato interesante: si el Safety Car permite dejar pasar a los doblados, este proceso podría alargar este periodo de 'tiempo muerto' en al menos una, o puede que dos vueltas más hasta que la prueba adquiere su fisonomía original, lo que lastraría el espectáculo.

El británico añade más datos que añaden criterio "Escuchamos todas las conversaciones de radio de los pilotos y algunos dicen 'oh, no, vamos, vamos', pero otros no están preparados. Normalmente utilizamos esto como indicación. Es muy útil y beneficioso escuchar a los pilotos. Un buen ejemplo de todo esto fue Corea el año pasado, cuando oscurecía al final de la prueba. Estábamos escuchando a los seis pilotos de delante, y sólo dos se estaban quejando. Uno de ellos tenía sus gomas traseras completamente desgastadas, así que tenía otra razón por la que parar".
Por Maitane Santiago y José M. Zapico