"Los otros equipos soplan aire caliente y consiguen incluso más beneficio"
Una de las innovaciones de esta temporada, el difusor soplado, tiene los días contados. A partir del Gran Premio de Gran Bretaña, tal característica estará prohibida por lo que se prevé que Red Bull podría perder hasta cinco décimas por vuelta. No obstante, el jefe de equipo de la escudería de Milton Keynes, Christian Horner, ha afirmado que el RB7 se beneficiaba del 'soplado frío' y no del 'caliente' como si hacían los demás equipos.

El Gran Premio de Gran Bretaña marcará un antes y un después en la temporada 2011 de Fórmula 1. Con la prohibición de que los gases de los escapes soplen sobre el difusor en fase de retención, la máxima categoría se enfrenta a un cambio y modificación inesperada. Tal aspecto técnico del monoplaza fue ideado por Red Bull, con Adrian Newey al frente de la idea, y se prevé que sea la escudería campeona la que más afectada se vea por la ilegalización a partir de Silverstone.

Tal y como indican diferentes informes, el equipo de Milton Keynes podría perder cinco décimas por vuelta con la prohibición de los difusores soplados. Sin embargo, en una entrevista a la televisión austríaca Servus TV, Christian Horner ha armado un revuelo al asegurar que el RB7 sólo se ha beneficiado del 'soplado frío' y no del 'caliente', que es efectivo cuando los pilotos dejan de acelerar en las frenadas y en las curvas. "En nuestro caso, este efecto ocurre solo con el soplado de aire frío. Los otros equipos soplan aire caliente y consiguen incluso más beneficio", aseguraba el británico.

Si las informaciones reveladas por Horner son verdaderas, los principales rivales de Red Bull podrían ver cómo la diferencia con la escudería líder aumenta aún más a partir de la prueba británico y en adelante. "Cómo nos afecte esto en comparación a los demás solo lo veremos en Silverstone. De acuerdo con nuestra simulación es como mucho de tres a cinco décimas y quizá un poco más con algunos otros equipos", señalaba el jefe de equipo de la escudería austríaca.

Por su parte, el ex piloto de F1, Karl Wendlinger, afirmaba que Red Bull ya debería contar con una nueva idea para reducir los efectos de la prohibición. "Creo que la superioridad de Red Bull será mayor en Silverstone. El sistema soplado será prohibido para todos pero Adrian Newey es un genio en la aerodinámica y esto es muy importante en Silverstone", señalaba Wendinger.

Sin embargo, y con una postura opuesta a Horner, el piloto reserva de McLaren, Pedro Martínez de la Rosa, ha afirmado a la agencia EFE que nadie tiene la más mínima idea de cómo quedará la parrilla en el GP de Gran Bretaña. "Será un duro impacto y los monoplazas serán más lentos por la pérdida de carga aerodinámica. Hay un rayo de esperanza, ya que todos sabemos que monoplazas fueron los pioneros de la técnica y han sido capaces de maximizar la actuación mejor que nadie", señalaba de la Rosa haciendo una clara referencia a Red Bull.

A pesar de la prohibición de los difusores soplados, habrá equipos que no lo noten ya que sus monoplazas no llevan montadas tal característica. Así, por ejemplo Timo Glock ha afirmado que Marussia Virgin no tendrá ningún problema con el cambio. "Nunca nos hemos beneficiado de esa tencología, así que para nosotros, todo sigue siendo lo mismo", señalaba a Auto Motor und Sport.
Por Cristina Díaz