Para asimilar mejor el hierro de los alimentos conviene tomarlos junto a otros que facilitan su asimilación, tales como los que son ricos en vitamina C (tomate, pimiento, kiwi). Por el contrario, beber té, café u otros lácteos interfieren en la asimilación por los taninos que contienen.