El expiloto comenta la situación actual de la categoría reina
Las tecnologías del espectáculo de la Fórmula 1 han acabado con la motivación de uno de sus campeones. Jacques Villeneuve asegura que no tirará adelante con su proyecto de crear una escudería porqué sistemas artificiales como el DRS han acabado con la esencia de la competición.

Jacques Villeneuve no estará en el paddock de la categoría reina, pero su voz siempre se hace oír cuando se piden opiniones acerca de los temas más diversos de la competición. El ex piloto canadiense no quiso desaprovechar la cobertura mediática del anuncio de la vuelta del binomio Williams-Renault para dar su opinión, clara y sincera, sobre la dirección que ha tomado la F1 al introducir sistemas como el KERS o el DRS.

Cuando la FIA se reunió en septiembre de 2010, una de las escuderías que valoraron para ocupar el decimotercer box de la parrilla fue el proyecto de Villeneuve, pero el que en su día ganó el Campeonato Mundial de 1997 no volverá a intentarlo, y asegura que ya no sigue las carreras como lo solía hacer antes. "Ya ni me molesto", dijo ayer el hijo de Gilles. "A mitad de la carrera ya estoy bostezando y es muy duro... Pero no me enfado".

El francés considera que el DRS ha acabado con la esencia de la F1. "Cuando veo esos chicos que ni siquiera pueden defenderse, como Michael... Él debió de haber estado en el podio de Montréal", dijo el piloto, de 40 años de edad. "Todos los adelantamientos que se hacen con el DRS me dan sueño. Es aburrido, ni siquiera son carreras".

Jacques Villeneuve también arremetió contra la actuación de los comisarios, que considera que imparten sanciones que contribuyen a acabar con la competición. "Es divertido, es un buen espectáculo", dice el francés sobre los incidentes de carrera. "La gente de las gradas grita y habla de ello. Eso es bueno, es lo que uno quiere".
Por Martí Muñoz