Los aceites esenciales del apio tienen un efecto antibacteriano. Por esa razón se aconseja tomar apio crudo para desinfectar las mucosas. Su actuación más espectacular es frente a las infecciones de orina. Ello es debido a su gran efecto diurético.