Una cena a base de arroz, pasta, legumbres, pan, frutas y vegetales facilitarán el rápido comienzo del sueño y lo harán más reparador, mientras que el consumo de chocolatinas, refrescos y dulces debe evitarse, ya que afectan a la vigilia.