Ferrari no aprovecha los minutos con la pista más seca
Mark Webber ha empezado con buen pie el Gran Premio de Gran Betaña, a pesar de que los primeros entrenamientos libres se han disputado íntegramente con la pista mojada. El australiano de Red Bull ha sido nada menos que 660 milésimas mejor que su más inmediato perseguidor, Michael Schumacher, que ha estrenado nuevos escapes en su Mercedes W02 y ha marcado buenos cronos desde el inicio de la sesión.

Curiosamente, Webber ha parado el coche cuando volvía a boxes al final de la sesión, pero estos fallos son normales en las sesiones del viernes, cuando los equipos prueban más novedades en sus coches y equipan motores con mayor kilometraje.

En cuanto a Ferrari, el quinto puesto de Felipe Massa y el séptimo de Alonso no reflejan, a nuestro juicio, el verdadero potencial del 150º Italia en esta primera tanda libre, ya que han preferido mantenerse en boxes durante los últimos minutos de actividad en pista, precisamente cuando el asfalto estaba más seco, y han perdido posiciones rápidamente. De hecho, Alonso ha liderado la sesión durante casi media hora, y el estreno del alerón trasero en su monoplaza parece un acierto, junto a una suspensión posterior recalibrada para adaptarse al difusor trasero que ya no recibe el 'soplo' de los escapes en fase de retención.

Las complicadas condiciones meteorológicas (sólo ha llovido durante una parte de la sesión, pero la pista siempre ha estado mojada) han impedido a los equipos, y sobre todo a los espectadores, comprobar el efecto que el cambio reglamentario provoca en los coches y su rendimiento.

El debut de Daniel Ricciardo a los mandos del Hispania F111 ha dejado buen sabor de boca al equipo y a los aficionados, pese a que el encargo no era fácil: subirse por primera vez a un coche bajo el agua y con un compañero como Liuzzi, que no es precisamente lento. El australiano ha cerrado la tabla de tiempos, a más de siete segundos de la cabeza, pero las nueve décimas que le han separado de Liuzzi hacen presagiar un buen fin de semana para el hasta ahora probador de Red Bull y Toro Rosso.

La ausencia de Ricciardo ha permitido que los dos pilotos oficiales de Toro Rosso se midan desde esta primera tanda de entrenamientos, y Jaime Alguersuari ha ganado el primer envite con justo una décima de ventaja respecto a Sébastien Buemi. El catalán ha sido décimo y el suizo duodécimo, en plena lucha con los Force India.

La mayoría de los pilotos ha conseguido sus mejores cronos con los neumáticos intermedios de Pirelli, aunque en los primeros compases de la sesión todos han equipado el compuesto de agua extrema. Sólo Lewis Hamilton se ha atrevido con las gomas de seco, pero ha abortado rápidamente su 'experimento' porque la pista no lo consentía. El británico también podría haber estado más cerca de la cabeza, pero ha levantado el pie en su mejor vuelta y ha firmado finalmente el octavo mejor tiempo, muy por delante de su compañero Jenson Button, que no ha pasado del decimoquinto puesto final.

Durante la sesión hemos visto muchas salidas de pista, la mayoría de ellas en la curva Luffield, en pleno Complex. Sin embargo, Kamui Kobayashi se ha salido del guión y ha arriesgado más en Club, la curva de entrada a la nueva meta de Silverstone, donde se ha ido al astroturf exterior y ha perdido el control de su Sauber. Tras un intento de recuperar el timón del C30, se ha ido contra las barreras latigazo mediante y ha dado mucho trabajo a sus mecánicos con un lateral de su coche muy tocado. Tanto que no estamos seguros de que pueda participar en la tanda de la tarde.
Por Cristóbal Rosaleny