Una de las tradiciones populares con mayor arraigo dice que tomar un vasito de jugo de patata cruda a diario termina por hacer desaparecer el eccema. Lo que es seguro es que la patata consumida hervida o asada ayuda a dormir mejor puesto que predispone al sueño.