En las últimas vueltas el australiano estuvo a punto de adelantarle
El piloto australiano ha iniciado una guerra en el seno de Red Bull; una guerra que no es nueva puesto que la rivalidad entre él y Vettel ya se demostró en 2011 con una clara inclinación por parte de su escudería en favorecer al que a la postre fue campeón del mundo. Si el año pasado fue el accidente entre ambos en Turquía, este 2011 Silverstone puede haber iniciado las hostilidades. Al acabar la carrera ambos pilotos no se dirigieron la palabra.

Mark Webber se negó a acatar las órdenes de equipo que le llegaron por radio en las vueltas finales del GP de Inglaterra. Webber consiguió la Pole el sábado y a falta de unas pocos giros de la carrera de hoy se acercaba 'peligrosamente' a su compañero y con ritmo de adelantarle. Por la radio se escuchó claramente como le pidieron que "mantuviera la distancia", pero el australiano metió el morro a Vettel, si premio. El australiano ha afirmado que recibió no menos de "cuatro o cinco peticiones" desde boxes para que bajase su ritmo y que no atacase a su compañero, pero él se negó a seguirlos.

Cuando se le preguntó por su opinión al respecto, Mark Webber dijo "no estoy de acuerdo con eso, no, eso es la respuesta. Si Fernando se retira en la última vuelta, estamos luchando por la victoria. Por supuesto no hice caso al equipo porque quería tratar de conseguir un [ese] lugar. Seb estaba haciendo su mejor momento, yo estaba haciendo mi mejor esfuerzo. Yo no iba a chocar con nadie. Trato de hacerlo lo mejor posible con para pasar el hombre en de delante".

Sebastian Vettel, por su parte, parece entender que lo que su equipo quiso evitar fue un escenario como en Turquía 2010 en el que los coches de ambos pilotos colisionaron cuando los dos luchaban por la primera plaza. "[Mark] trató de avanzar, nada malo en ello", dijo el vigente campeón. "Si tienes dos coches bastante aislados en la segunda y tercera plaza, con mucha distancia entre el líder y el cuarto, desde el punto de vista del equipo no tiene mucho sentido competir y hacer algo estúpido. La diferencia entre la segunda y la tercera plaza no es enorme pero, naturalmente, se trata de una carrera. Traté de mantener la posición. Yo estaba luchando, Mark fue más rápido pero cayó la bandera a cuadros". El germano afirmó "si hubiera sido al revés por supuesto que me gustaría adelantar a Mark en ese momento, pero no hay razón para tratar de hacer algo estúpido no veo por qué hay tanto alboroto…"
Por José M. Zapico