El austríaco critica a la FIA por lo sucedido en Silverstone
¿Por qué la FIA decidió cambiar las normas a media temporada? Muchas personalidades se cuestionan si esta decisión fue ética, y entre ellas está Niki Lauda. El tricampeón del mundo ha arremetido duramente contra la institución de Jean Todt, a la que ha acusado de modificar el reglamento para acabar con la superioridad de Sebastian Vettel.

Niki Lauda no tiene ningún inconveniente en hablar de los aspectos más polémicos de la categoría reina, sin importarle las reacciones que sus palabras puedan causar en aquellos que las oyen. Este fin de semana el austríaco dio su opinión, clara y concisa, sobre la actuación de la FIA en la materia de los gases del escape.

El tricampeón austríaco no entiende qué motivos llevaron a la FIA a cambiar de postura en más de una ocasión durante el pasado GP de Gran Bretaña. "¿Por qué han cambiado las normas a mitad de temporada?", se pregunta Lauda. "Nadie se estaba quejando, el uso de los gases del escape era aceptado por todos los equipos".

Algunos consideran que la actuación de la FIA tenía como objetivo acabar con la superioridad de Sebastian Vettel, para dar más emoción al Campeonato. "Si fue así, entonces habría sido la mayor insolencia", opinó el austríaco ante los micrófonos de la N-TV. "No se les puede castigar por ser mejor".

El austríaco, de 62 años de edad, no dudó en asegurar que el escándalo que ocurrió en Silverstone fue "la farsa más grande de todos los tiempos". "De repente la FIA y Charlie Whiting tuvieron la idea de cambiar las normas. Personalmente, no los entiendo".

No obstante, Lauda aseguró sentirse aliviado al escuchar que la FIA había ratificado la voluntad unánime de los equipos de volver a cambiar el reglamento, para volver a permitir el libre uso de los gases del escape. "Espero que esta absurdidad se acabe, de verdad".

Lauda dijo que se sintió bien cuando escuchó que la FIA había aceptado la voluntad unánime de los equipos de volver a la situación de Valencia. "Ya sabemos cómo serán las normas en Nürburgring, de aquí dos semanas".
Por Martí Muñoz