El heptacampeón afirma no haber perdido concentración
Michael Schumacher, considerado uno de los mejores pilotos de la historia y el único en alcanzar las siete coronas, cinco de ellas consecutivas, está protagonizando si cabe una temporada más floja que la anterior; sus resultados son similares pero está acumulando un número de accidentes, toques y choques contra otros participantes propio de un piloto de menos experiencia. El germano se justifica.

Michael Schumacher se defiende de sus críticos ante el cúmulo de colisiones que está protagonizando en esta, su segunda temporada tras su retorno a las pistas. El piloto de Mercedes asegura que no se trata de una falta de concentración sino de su agresividad y ganas de avanzar sobre el asfalto.

"Cada uno de los choques [que he tenido] en esta temporada ha tenido una razón diferente", declaró el a Auto Motor und Sport cuando le preguntaron por ello. "No soy diferente a antes, y ciertamente no estoy desconcentrado. Créeme, me he encontrado con algunas situaciones desafortunadas e innecesarias, y con mucho gusto las habría evitado".

El heptacampeón ha ganado 91 carreras pero desde su retorno no sólo no ha vencido en ninguna sino que aún no ha pisado el podium. Por todo ello y debido a su ambición, afirma "estoy luchando tan duro como puedo para llegar a la parte delantera, y por eso tengo que asumir algunos riesgos".

Los rumores e informaciones a su alrededor apuntan a que muy probablemente repita en su actual puesto el año que viene al lado de Nico Rosberg.
Por José M. Zapico