El italiano se queja de la falta de 'feedback' del actual
Jarno Trulli se queja de que la dirección de su Lotus T128 no le transmite las sensaciones requeridas para 'tocar' el asfalto debidamente. A ello achaca Jarno sus flojas actuaciones, y las constantes ocasiones en que su compañero Heikki le supera.

El veterano Jarno Trulli espera con impaciencia el Gran Premio de Hungría. No es que le sea especialmente propicia esa pista, sino que lo es porque su equipo le ha prometido que en esa cita recibirá una de las peticiones por las que lleva clamando desde que se inició la temporada: un volante nuevo.

Unido al actual volante va la columna de dirección y a su vez su sistema de hidráulico y al italiano no parece gustarle demasiado, al que adjetiva de 'frío y con poca transmisión'. Los pilotos sienten las irregularidades del asfalto a través de este elemento y el diseñado por los ingenieros de Team Lotus parece ser el responsable de la descolorida actuación del de Pescara.

Su pilotaje suele ser preciso y delicado, y Jarno requiere otra dirección que le reporte 'más datos sensibles' acerca del suelo por el que pasa. "Es por eso que Kovalainen va más rápido que yo", afirma Trulli. Según Speedweek, el director técnico de Team Lotus, Mark Smith, ya trabaja en una dirección alternativa a la actual y que con toda seguridad estará montada en el T128 del italiano en la carrera de Hungría.
Por José M. Zapico