El piloto suizo cuenta con la confianza de su director deportivo
La plaza de Sebastien Buemi el el proyecto de Toro Rosso para 2012 recibe un pequeño acelerón tras las declaraciones de Helmut Marko apoyando su concurso. A pesar de todo, la guerra interna en la escudería filial de Red Bull sigue en marcha con Daniel Ricciardo esperando en Hispania.

Jaime Alguersuari lleva la delantera en esta guerra incruenta y en las tres carreras consecutivas ha sumado puntos, lo que debería tener nervioso a su compañero Buemí. Pero las declaraciones de Helmut Marko al diario suizo Blick debería aliviar esta tensión en el lado de Sebastian.

"Buemi es, sin duda mejor que sus resultados actuales", afirma públicamente el asesor deportivo de la compañía de bebidas energéticas y a la postre el hombre que decide quien se sube, quien se baja, y el que sienta a sus pupilos en que coche. El deseo nada oculto de los dos pilotos de Toro Rosso es heredar el RB8 de 2012 si Webber decidiera marcharse de la escudería austriaca, pero esta posibilidad parece lejana a día de hoy.

Con Daniel Ricciardo preparándose en Hispania y con una casi segura participación en la escudería junior de RBR, con casi toda seguridad, alguno de los pilotos de STR tendrá que abandonar su asiento. A colación de esta posibilidad, el propio Sebastian Buemí afirma "tengo confianza en el coche, soy rápido, pero la suerte a veces no está contigo, aunque volverá".

Curiosamente el abuelo del piloto suizo es Georges Gachnang -igualmente abuelo de la piloto Natascha Gachnang-, y que corrió en Le Mans en 1960. Gachnang defiende a su nieto y dice "sin su pasión, jamás se habría convertido en un piloto de carreras".
Por José M. Zapico