Un buen desayuno no equivale a un donut o un tierno bollo. Este tipo de comidas hacen que tengamos hambre enseguida. Sin embargo, los desayunos llenos de fibra, y que tengan un poco de grasa, permiten comenzar el día de una manera saludable y nutritiva.