El alemán cree que el gobierno debería mantener sus subvenciones
La posibilidad de que el Gran Premio de este fin de semana sea el último que se celebre en el Nürburgring disgusta a profesionales y aficionados. Sebastian Vettel querría que el trazado germano firmara un nuevo contrato, contrato que podría no firmarse debido a la falta de capital.

Hace unos días les informábamos de que los días de Nürburgring en el calendario de la F1 podrían haber llegado a su fin, ya que el el gobierno ha anunciado que no destinará más fondos públicos para pagar el canon a Bernie Ecclestone en el futuro.

Sebastian Vettel, que en 2009 terminó segundo en la carrera del Eifel, confía en que el circuito alemán pueda asegurarse un lugar en el calendario de la categoría reina. "Sería una pena si perdiéramos esta carrera", dijo en declaraciones a la prensa nacional.

El piloto de Red Bull, el nuevo ídolo de la afición germana, cree que un circuito tan especial como el Nürburgring no debe desaparecer del élite mundial. "El circuito es muy divertido y tiene un gran significado, especialmente por su historia, que no tiene casi ningún otro lugar del mundo".

Sin embargo, no será la historia lo que pagará el canon a Bernie Ecclestone, sinó el capital que el circuito sea capaz de poner sobre la mesa. El gobierno ya ha anunciado que han cerrado el grifo, pero Vettel cree que vale la pena invertir en la F1 ya que es bueno para la región. "Creo que aporta muchas cosas buenas: Por un lado la gente, y por otro el dinero".
Por Martí Muñoz