El pomelo es un postre excelente para hacer bien la digestión. Si no te gusta comerlo en gajos, puedes exprimirlo y tomar el zumo con un cucharadita de miel.