La fiscalía germana sigue investigando al británico
Bernie Ecclestone está desde ayer en Alemania, a pesar de que algunas especulaciones aseguran que podría haber evitado viajar a Nürburgring con tal de no ser arrestado; hay un proceso judicial abierto contra él en la fiscalía de Munich por un supuesto caso de soborno y es una posibilidad que está en el aire. No obstante, el británico fue fiel a su imagen y volvió a asegurar que no está preocupado.

El magnate de la Fórmula 1 asistirá -asiste- este fin de semana al Gran Premio de Alemania, celebrado en el circuito del Eifel a pesar de que tan sólo unos días antes, y como les informamos ayer desde CarandDriverTheF1.com, él mismo admitió haber sido chantajeado por Gerhard Gribhowsky en el momento de la compra de los derechos comerciales de la F1.

"Gribkowsky me estaba extorsionando y no quería correr ningún riesgo", dijo Bernie, que admitió haber realizado un pago de 27'8 millones al banquero alemán. "No es mi estilo que alguien vaya amenazándome, pero en este caso mis abogados me aconsejaron pagar".

No obstante, y pese a que hay un proceso judicial abierto contra él en Munich, Ecclestone pisó ayer suelo alemán para asistir a los entrenamientos libres en Nürburgring. "Dije que vendría, así que aquí estoy", dijo Bernie, que pudo haber sido arrestado por las autoridades germanas.

Hay gente que sospecha que el proceso judicial ha coincidido con el GP de Alemania con tal de convencer a Bernie para no ir al país en ocasión del Gran Premio, pero el multimillonario británico no está preocupado. Sin embargo, Ecclestone admitió por primera vez estar arrepentido de haber pagado lo que Gribhowsky le exigía.

"Muchas cosas en la vida se ven desde la retrospectiva" dijo Bernie, pese a que varias personalidades del paddock dudan de la veracidad de dicha extorsión. "Pero no os preocupéis, no hay nada que me preocupe".

Otro rumor apunta a que el británico podría quedarse al margen de la F1 como consecuencia del caso judicial y de la presión a la que CVC le somete, pero Max Mosley duda que así sea. "No hay señales de que quiera hacer marcha atrás", dijo al diario Financial Times. "Aunque por otros lado, quizás sí que lo haga".
Por Martí Muñoz