Los alimentos con alto contenido en cinc y cobre (la carne, los cereales, la leche, el yogur y el queso) protegen y activan nuestro sistema inmunitario.