Vettel sólo ha podido ser cuarto; Webber, por delante del alemán, tercero

Gran victoria de Lewis Hamilton en el Gran Premio de Alemania, que ha hecho una carrera excepcional desde los primeros compases de la misma. Por detrás de él ha acabado un Fernando Alonso, que ha tenido una no menos impresionante actuación y, cerrando el podio, como no, un piloto de Red Bull, Mark Webber. El gran derrotado ha sido Sebastian Vettel, que sólo ha podido ser cuarto en una carrera que se le ha puesto muy cuesta arriba.

En cualquier caso, la lectura principal que hemos podido sacar de la carrera es que las directrices del campeonato han cambiado muy mucho (ver Clasificación Mundial). Red Bull ya no es el equipo imbatible e inalcanzable, como lo había sido hasta ahora. Los de la bebida energética pueden ser perfectamente vencidos. De hecho, tanto Ferrari como McLaren han certificado hoy un gran paso adelante y van a estar, previsiblemente, disputándole las victorias a los primeros.

Antes de la carrera y, sobre todo, después de la victoria de los de Maranello en Silverstone pudimos leer muchos comentarios acerca de que la FIA había 'cortado' las alas a Red Bul con el tema de los escapes soplados y se achacó mucho a esta cuestión la victoria de Ferrari. Una vez vueltos atrás en la normativa se pensaba que los austríacos volverían a arrasar, cosa que todos sospechamos tras ver la calificación de ayer sábado. Sin embargo, las cosas han quedado más claras en el día de hoy: el sábado es de los RB7, pero las carreras, cuando se reparten los puntos de verdad, son cosa de tres (de ellos, de McLaren y de Ferrari).

Los de Woking han demostrado una evolución de Silverstone aquí impresionante, por otra parte, como nos tienen acostumbrados a lo largo de su historia. Si en el Gran Premio de casa todo les fue mal han sabido sobreponerse y arriesgar al máximo. Han incluido en carrera actualizaciones que no estaban lo suficientemente testadas y han tenido su recompensa.

Por su parte, Ferrari ha ratificado lo que vimos en el Gran Premio de Gran Bretaña: que tienen un gran ritmo de carrera y que están en condiciones de luchar de tú a tú por las victorias en cada prueba. Seguramente, la próxima semana en Hungría las cosas les irán todavía mejor, pues aquí las bajas temperaturas han penalizado mucho su rendimiento. Y todo apunta a que en Hungría la temperatura será mucho más extrema, lo que será un alivio para el talón de Aquiles de los italianos: el calentamiento de los neumáticos.

Por detrás de éstos, el resto de escuderías están a una distancia abismal, pues sólo Sutil se ha quedado sin ser doblado. Los de Force India también han dado un buen paso adelante, sobre todo, por lo que respecta al piloto alemán, que ha hecho una carrera impecable. Por detrás de ellos hemos visto a Mercedes GP, Sauber, Lotus Renault y Toro Rosso. Los de Lotus Renault no levantan cabeza y están en un dilema técnico en torno a sus escapes, que les tiene muy por detrás de cómo empezaron esta temporada.

En cuanto a la carrera, ésta ha sido menos emocionante que los Grandes Premios precedentes, pero aún así ha tenido sus momentos. Empezando por la salida, que fue todo un espectáculo, cuando Lewis Hamilton se colocaba en cabeza tras arrebatar la primera posición a Mark Webber y Fernando Alonso hacía lo propio con Sebastian Vettel. Al australiano le valen de poco las Poles, pues toda esta temporada ha perdido en la primera curva la primera posición ganada el sábado.

A partir de este momento se iniciaba una lucha frenética entre los tres primeros pilotos, que se ha mantenido hasta el final de la carrera. Una lucha no sólo en la pista, sino también en los boxes, pues las estrategias han sido claves en la victoria de esta prueba. En la primera parada era la estrategia de Webber la que mejor resultado daba, pues con ella conseguía colocarse en cabeza por delante de Hamilton y Alonso. Con la segunda Alonso salía liderando la prueba, pero la alegría le duraba un par de curvas, pues Hamilton lo pasaba con unas gomas calentadas una vuelta antes. La carrera acabaría así, pero no sin una lucha sin cuartel entre los tres que seguían alternándose en las vueltas rápidas y en el mejor ritmo, donde el McLaren ganaba la partida a todos.

En cuanto a Sebastian Vettel es evidente que la presión puede con él, pues no sólo perdía su posición en la salida, sino que después cometió varios errores a lo largo de la carrera, siendo doblegado, la mayor parte del tiempo, por Felipe Massa. Aquí fueron los mecánicos de Red Bull quienes ganaron la partida a los de Ferrari, pues el actual campeón del mundo pasaba al brasileño en el mismo pit lane, tras un pit stop ¡en la última vuelta de la carrera!

Por lo que se refiere a las estrategias de carrera, salvo la cabeza, toda la parte media y final de la parrilla han optado por dos paradas, estrategia que ha granjeado a Adrian Sutil su sexta posición y el que pudiera con los de Mercedes GP (que, como los equipos de cabeza, optaron por tres detenciones en boxs). Esa estrategia ha colocado también al Sauber de Kamui Kobayashi y al Lotus Renault de Vitaly Petrov –que ha estado tan correoso como siempre, siendo muy difícil de adelantar hasta por los pilotos punteros– dentro del Top Ten.

Jaime Alguersuari se ha quedado a las puertas de los puntos, pero sólo ha podido ser duodécimo. Aún así sigue batiendo en carrera a su compañero de equipo, que desde Valencia ha entrado en una espiral descendente y sólo ha podido ser décimo quinto.

En la parte de atrás de la parrilla sigue en cabeza Team Lotus, seguida de Virgin y de Hispania, que esta vez sólo ha podido concluir el Gran Premio con una sola unidad en pista, la de Daniel Ricciardo, que ha superado al T128 de Karun Chandhok.

Como casi siempre en Nürburgring no hemos tenido una carrera demasiado accidentada y no ha sido necesaria la presencia del safety car. De hecho, tan sólo hemos tenido tres abandonos por problemas mecánicos (Vitantonio Liuzzi, Jenson Button y Rubens Barrichello) y un accidente sin consecuencias, el de Nick Heidfeld.

La temible lluvia, que ha estado atemorizando a todos los equipos durante el fin de semana, finalmente, no ha aparecido, lo que ha hecho más interesante la carrera para sacar conclusiones y ver el potencial de cada uno.
Por Raúl Molina