El circuito alemán pasa por problemas financieros al perder ayudas públicas
Las pistas alemanas de Nurburgring y Hockenheim se turnan a la hora de organizar el Gran premio de Alemania, pero en las últimas fechas han surgido dudas acerca de la viabilidad de la carrera en la pista en la que ayer vimos la carrera. La ausencia de ayudas públicas ha sido el detonante de la posible pérdida de este trazado en el mundial. Pero las conversaciones con Ecclestone parecen positivas.

Bernie Ecclestone, factotum de la Fórmula 1, estuvo reunido con Kurt Beck, ministro-presidente del estado de Renania-Palatinado, la 'provincia' geográfica donde se encuentra la pista de Nurburgring. El estado federado acoge desde hace años el Gran premio de Alemania de manera alternativa con la pista de Hockenheim, pero teme por su continuidad ante lo elevado del canon anual que ha de abonar al organizador de la F1. La pérdida de ayudas públicas dejan al recinto como motor único del evento y la pesada carga que supone la franquicia hace económicamente inviable el evento.

A pesar de todo, el mandatario germano salió satisfecho de la reunión mantenida con Ecclestone este mismo domingo. "Las conversaciones con el señor Ecclestone han sido muy positivas", dijo el ministro-presidente al diario Bild. "Creo que los aficionados alemanes a ver más carreras de Fórmula 1 en el circuito de Nurburgring en el futuro".

En la reunión de más de media hora -una eternidad dentro de los parámetros de Ecclestone- se trataron fórmulas de financiación para futuros eventos, y por lo que ambas partes cuentan, debió ser satisfactoria. "Si fuera por mí, tendría un contrato de diez años", dijo Ecclestone. "Me han hecho una propuesta justa. No creo que esta es la última carrera. Hemos encontrado una solución para quedarnos en Hockenheim", agregó.

Se ha sugerido que Karl Josef Schmidt, director comercial del trazado y el negociador de la solución de Hockenheim, quiere el mismo trato para el circuito de Nurburgring, donde el circuito paga una tarifa menor, pero comparte el taquillaje logrado durante el fin de semana. "Creo que de alguna manera encontraremos la forma de estar de acuerdo con [la parte] política y que sea económicamente viable", en declaraciones a la agencia de noticias SID por parte de Schmidt.
Por José M. Zapico