Las acusaciones de soborno en Alemania puede tener consecuencias graves
En la sociedad inversionista propietaria de la F1 están preocupados por el escándalo de los sobornos Gerhard Gribkowsky. El administrador y tenedor de los derechos comerciales de la F1, Bernie Ecclestone, ha confesado haber pagado sobornos en Alemania y existe un proceso judicial en marcha.

Los accionistas de CVC Capital Partners se muestran incómodos ante la actual situación judicial de la F1 y su principal valedor, Bernie Ecclestone. La fiscalía alemana tiene en marcha un proceso de evasión de capitales e impago de impuestos donde el tenedor de los derechos comerciales de la competición ha salido salpicado, y con ello al conjunto.

Según informa el Financial Times, los accionistas de la compañía de capital-riesgo que controla el paquete mayoritario de la F1 han empezado a pedir explicaciones acerca de esta situación con el temor de que tengan que abonar fuertes sumas en base a una sanción ejemplarizante. Se sabe que Ecclestone ha sido acusado de sobornar al empresario Gerhard Gribkowsky como mediador de la venta de la Fórmula 1 a CVC por parte de BayernLB hace algunos años. "No ha habido mucha comunicación por parte de CVC en cuanto a la F1 y estamos un poco preocupados al respecto", dijo uno de los inversores europeos sin dar su nombre al diario económico. "No sabemos más de esto que lo que leemos en los medios de comunicación". CVC por su parte dijo en enero no tener conocimiento alguno de pagos a Gribkowsky, y defendiéndose del asunto con una bien ganada reputación como empresa solvente y alejada de cualquier tipo de escándalo o acusación de este tipo.

Sin embargo, Financial Times afirma que que los accionistas están cuestionando al parecer a la directiva de CVC por permanecer impávida ante las acusaciones. El informe del diario londinense va más allá y afirma que los inversores también están disgustados ante la negativa de Donald Mackenzie, uno de los responsables de las operaciones relativas a la F1, no esté dispuesto a sustituir a Ecclestone como jefe ejecutivo de Formula One Management. Mackenzie se mostró "indignado" cuando se enteró de las acusaciones de pagos entre Gribkowsky y Ecclestone.

El inversor anónimo deja caer una frase más y que explica en cierta medida el porqué del silencio hasta ahora: "es uno de esos casos en que los inversionistas están dispuestos a soportar la falta de comunicación que ha mostrado CVC simplemente porque acumulaban grandes ganancias".
Por José M. Zapico