Las comidas ricas en hidratos de carbono o azúcares son más fáciles de digerir que las comidas ricas en grasas.