Sube al podio en una carrera complicada e impredecible
Fernando Alonso ha tenido un caótico final de la primera mitad de la temporada en Hungaroring. Salía desde la quinta posición de la parrilla, y aunque ha sufrido numerosas salidas de pista, ha protagonizado numerosas batallas en pista y a pesar de lo imprevisible que ha sido hoy la meteorología, ha conseguido cruzar la meta en la tercera posición. De esta manera, se marcha de vacaciones con 145 puntos en el Mundial, a 89 puntos del imbatible líder Sebastian Vettel.

Fernando Alonso ha subido al podio por cuarta vez consecutiva en esta primera mitad de la temporada. La tercera posición de hoy ha llegado tras mucha lucha y problemas de toda índole, incluida la pistola que se ha enganchado en uno de sus neumáticos en su segundo pitstop. Hacia el final de la carrera, el español tenía el ritmo necesario para alcanzar a Vettel, segundo clasificado, pero un trompo del de Ferrari ha aumentado demasiado la distancia con el alemñan: "No sé si hubiera llegado hasta Vettel si no hubiera hecho ese trompo. Perdí 4 segundos en la maniobra, pero, la carrera la perdí en las primeras 30 vueltas, detrás de los Mercedes y de Webber".

La elección de los neumáticos ha sido un factor crucial hoy, y ha sido la decisión que más ha penalizado a Webber y Hamilton, ya que la lluvia ha parado al poco de montar ellos los intermedios. Alonso ha hablado de lo complicado que ha sido hoy acertar con la estrategia: "ahora después de la carrera se sabe que el neumático más duro era el mejor, pero cuando hice mi tercera parada no se sabía y la decisión de poner el superblando era una maniobra para intentar adelantar a Webber. No pensábamos que el neumático podía durar 30 vueltas".

La mayor dificultad de hoy ha sido elegir la estrategia correcta, ya que la amenaza de lluvia se cernía sobre Hungaroring y finalmente ha vuelto a caer casi en el ecuador de la carrera, momento en que ha sido crucial tomar la decisión correcta. Por fortuna para el bicampeón, la estrategia de Ferrari ha resultado ser la acertada: "Cuando comenzó a llover a mitad de carrera, hacíamos unos tiempos 8 o 9 segundos más lentos, pero nunca sabes cuanto tiempo va a estar lloviendo. Es una apuesta porque es algo impredecible e incontrolable, es una cuestión de suerte. Si llega a seguir lloviendo, Hamilton y Webber que habían puesto el intermedio hubieran quedado primero y segundo".

De cara a la segunda mitad de la temporada, el asturiano la afronta con optimismo, ya que la mejora del rendimiento de Ferrari es una realidad: "Confíamos en poder hacer una buena segunda mitad (de temporada). El coche ha mejorado mucho, hemos luchado por podios, por Poles, en las últimas tres carreras. Para nosotros ha sido un julio fantástico, un mes fantástico. Soy el piloto que más puntos ha conseguido en estas tres últimas carreras en julio, con distintas condiciones y en distintas pistas, así que estoy contento".

"El equipo ha dado un paso adelante, creo que McLaren también, así que la competición es muy divertida de ver desde fuera, con tres equipos que pueden ganar carreras. Desgraciadamente, no ha hecho demasiado calor para ser julio. A nosotros nos encantan las altas temperaturas por distintas razones de nuestro coche, así que veremos qué pasa".

En cuanto al balance del GP de Hungría, Alonso saca conclusiones positivas, ya que han conseguido su objetivo de "subir al podio como sea": "Estoy muy contento, salíamos quintos y acabamos terceros, por tanto ha sido una buena carrera, experimentar el podio nuevamente, el champán y siempre la celebración. Creo que el mes de julio ha sido muy muy bueno para nosotros, hemos mejorado mucho el coche y hemos recuperado mucha de la distancia, ahora podemos luchar por las carreras".

"Empiezo con optimismo la segunda parte del Campeonato. Ahora tenemos tres semanas de vacaciones en las que intentaremos recargar pilas y mejorar un poquito más, trabajar duro. Ha sido una carrera fantástica, emocionante, con mucho pitstops, como ya se creía. Y bueno, felicitar a Jenson (Button) que ha cumplido doscientas carreras y ha hecho una carrera fantástica".
Por África Rosaleny