Alonso sube al podio; Vettel afianza su liderato en el Mundial
Jenson Button se ha coronado de nuevo como el rey de la estrategia, esta vez en el Gran Premio de Hungría, donde ha conseguido una merecida victoria, por delante de Sebastian Vettel y Fernando Alonso. Lewis Hamilton y Mark Webber han sido los más perjudicados, que han perdido la batalla contra la meteorología, que imprevisiblemente ha condicionado la carrera desde el inicio. ¿Quién dijo que en Hungaroring hace calor y no se puede adelantar?

Tras el frío de Silverstone y Nürburgring, todos esperábamos recuperar el calor veraniego con las sofocantes temperaturas que caracterizan Hungaroring en esta época, pero como ya pasó en 2006, ha sucedido todo lo contrario. Las alarmas han saltado durante la mañana, cuando los nubarrones cargados de lluvia han hecho acto de presencia y han puesto del revés la estrategia de los equipos para esta carrera. Como primera medida, todos han montado los neumáticos intermedios para el primer stint, ya que la pista había perdido mucha temperatura y sobre todo, mucho agarre.

El baile de adelantamientos no ha tardado en llegar, y Lewis Hamilton ha atacado desde el primer momento a Sebastian Vettel para arrebatarle el liderato, objetivo que no ha tardado en cumplir: tras varias tentativas, en la vuelta cinco y con la ayuda del DRS, el inglés ha tomado la delantera.

Cuando la pista se ha secado, la cabeza de carrera ha optado por los superblandos, pero el cielo todavía tenía algo que decir, y la lluvia ha vuelto a arreciar en la vuelta 47, momento que ha marcado la debacle del hasta ese momento líder Lewis Hamilton. Tras varios momentos de lucha con su compañero de equipo y un trompo en mitad de la pista que le ha acarreado un drive-through por el peligro de la maniobra de reincorporación, el campeón mundial de 2008 ha perdido definitivamente sus opciones de victoria. Pese a todas las contrariedades, Hamilton ha finalizado en cuarta posición y no se descuelga de la lucha por el subcampeonato.

Fernando Alonso no ha tenido hoy su carrera más tranquila. Los problemas han empezado en la salida, donde ha superado a su compañero Massa pero ha perdido posición respecto a los dos Mercedes GP. El bicampeón asturiano ha demostrado que en Hungaroring se puede adelantar: ha batido a Nico Rosberg en dos ocasiones y también ha dejado atrás a Felipe Massa, que había superado a Fernando tras un error en la vuelta siete. Finalmente, un adelantamiento sobre Lewis Hamilton con neumáticos de seco frente a los intermedios del británico le han dejado en la tercera posición que ha mantenido hasta la línea de meta.

Las condiciones de pista no han sido nada fáciles, y los Ferrari lo han confirmado con múltiples salidas de pista. Felipe Massa incluso ha chocado ligeramente en una de ellas con su alerón trasero contra las barreras, pero ha podido seguir en carrera sin necesidad de sustituirlo. Las paradas en boxes de la Scuderia tampoco han sido brillantes, y Alonso perdía unos segundos valiosos en su segundo cambio de gomas por una pistola que se ha quedado enganchada. Es el segundo Gran Premio consecutivo con este tipo de problemas en la Scuderia, tras el episodio de Massa en la última vuelta del GP de Alemania, donde 'regalaron' la cuarta posición a Sebastian Vettel.

A pesar de la complicada carrera de Fernando Alonso, el español ha podido resarcirse y subir al tercer escalón del podio. A esto han contribuido los problemas de Mark Webber, que ha optado (como Hamilton) por cambiar a neumáticos intermedios cuando la lluvia ha vuelto a Hungaroring, estrategia que se ha demostrado errónea cuando la lluvia ha parado de caer al cabo de diez minutos, como apuntaban las predicciones. Sin embargo, como declaraba el australiano tras la carrera, "pareces estúpido cuando la pista se seca y haces eso, pero si luego llueve más fuerte durante unos minutos, la decisión es correcta. La línea que separa (una decisión correcta de la errónea) es muy fina".

Las carreras más silenciosas han sido las de Jenson Button y Sebastian Vettel, pero a la postre han sido las más eficaces. El piloto alemán ha perdido el primer escalón del podio, pero ha protagonizado una carrera sin apenas errores, toda una hazaña en unas condiciones caóticas como las de hoy. El joven piloto afianza así su liderato en el Mundial, ya que sus principales perseguidores (Webber y Hamilton) han finalizado por detrás de él. Así, a falta de ocho carreras, Vettel suma 234 puntos en la Clasificación General y mantiene a Webber nada menos que 85 puntos por detrás. Alonso se mantiene en la cuarta plaza, con 145 puntos y a 89 del líder.

El incidente más espectacular de la carrera lo ha protagonizado Nick Heidfeld en su segundo cambio de neumáticos. El sobrecalentamiento de los escapes ha generado primero una espesa humareda en su pontón lateral izquierdo, para arder en llamas unos segundos más tarde. El alemán ha tenido que detener su monoplaza a la salida del carril de boxes y ha abandonado rápidamente el flamígero R31, que segundos después ha sufrido una extraña explosión nada habitual en un Fórmula 1, y que podría haberse originado en las baterías del KERS. De momento no conocemos los datos exactos del incidente, que el equipo sólo aclara a medias en su comunicado oficial.

Sin embargo, la emoción de la carrera de hoy no ha recaído solamente sobre la cabeza de carrera; el pelotón nos ha brindado batallas muy entretenidas, entre las que destaca la actuación de los Toro Rosso. A pesar de salir desde posiciones muy retrasadas de la parrilla (Jaime Alguersuari 16º y Sébastien Buemi 23º por la penalización de cinco puestos que le impuso la FIA en Alemania), ambos han finalizado en la zona de puntos, con el suizo octavo y el español décimo. Los pilotos latinoamericanos Sergio Pérez y Pastor Maldonado han tenido una carrera complicada que les ha dejado decimoquinto y decimosexto a su paso por la bandera a cuadros, respectivamente. Recordemos que 'Checo' firmó ayer su mejor calificación de la temporada, una décima posición que ya había logrado en Mónaco pero que no pudo disfrutar en carrera por el aparatoso accidente que sufrió en la chicane del Puerto.

Con una carrera apasionante como la que hemos vivido hoy, la Fórmula 1 se despide hasta los días 26, 27 y 28 de agosto, cuando se disputará el Gran Premio de Bélgica en Spa-Francorchamps.
Por África Rosaleny