Las asistencias de la pista húngara sufrieron para apagar el incendio
El lateral del coche del Lotus Renault número 9 explotó cuando Nick Heidfeld se encontraba ya lejos del vehículo. Uno de los comisarios que intentaban apagar el fuego fue herido en la pierna.

El veterano piloto Nick Heidfeld reconoce que nunca ha vivido algo así en la Fórmula 1. "El coche también se incendió en Barcelona, pero en aquella ocasión no me preocupé, esta vez estuvo más cerca. En esta ocasión pude sentir el calor, así que tuve que salir rápidamente del coche" afirma el alemán.

Heidfeld confirmó a Auto Motor und Sport que no hay consecuencias del accidente. "No, a mí no me pasó nada. ¡No me quemé, mi mono ya era negro antes del incendio!" bromeó.

Eric Boullier, jefe de Renault, da parte de la responsabilidad de la avería a Heidfeld. "El coche no está diseñado para mantenerse a tantas revoluciones durante la parada en boxes", declaró el directivo francés.


Por Lucas Navarrete