Advierte sobre la carga de trabajo que supone para los equipos
Hace varias temporadas los equipos y la FIA acordaron reducir costes con una serie de medidas, entre las que se incluía la prohibición de entrenar durante la temporada. Después de varios años, los pros y los contras salen a la luz para reabrir el debate y, quizá, permitir de nuevo los entrenamientos durante la temporada. El director general de McLaren-Mercedes está dispuesto a darles luz verde de nuevo, y advierte que el trabajo que soportan ahora mismo los empleados que viajan a cada carrera es excesivo.

El director general de McLaren-Mercedes, Jonathan Neale, estaría dispuesto a terminar con la prohibición de entrenar durante la temporada en Fórmula 1: "Creo que sí; con cautela, podríamos dar nuestro apoyo [a quienes están a favor del regreso de los entrenamientos durante la temporada]", asegura en una entrevista telefónica.

En la actualidad, la FIA mantiene la limitación de entrenamientos desde 2009 para reducir costes. Cada equipo puede probar sólo 15.000 kilómetros durante el año, siempre fuera del campeonato vigente. Medida que, últimamente, se está cuestionando seriamente. Neale también, pero con cierto sosiego: "No queremos dar bandazos de una parte a otra del reglamento. Llegamos a la restricción de entrenamientos como parte del acuerdo de restricción de recursos entre la FIA y los equipos, para ser capaces de frenar algunos costes fuera de control. Hemos reformado la organización y nos hemos desecho de algunos miembros del equipo".

Para Neale, esa reducción de costes ha significado implícitamente un mayor y más duro trabajo para el resto del personal de cada escudería, que soporta cargas de trabajo que últimamente se tornan imposibles: "Esto tiene otros efectos: es más difícil probar a algunos jóvenes ingenieros o mecánicos, y la presión para la otra parte del equipo, el equipo de carreras, es enorme. Creo que estamos llegando a un punto de ruptura, como ha dicho Ros Brawn en anteriores entrevistas. Tenemos que ser muy conscientes con los que viajan; los empleados y sus familias".
Por Héctor Campos