Ross Brawn: "En realidad no podemos hacerlo"
La Fórmula 1 se va de vacaciones. ¿Seguro? El periodista brasileño Livio Oricchio duda de que los equipos cumplan con el acuerdo que les obliga a cerrar las fábricas y dejar de trabajar durante las semanas de descanso entre el Gran Premio de Hungría y el de Bélgica: "No tiene sentido", asegura. Ross Brawn, de Mercedes Grand Prix, confía en sus rivales: "Estamos seguros de que todo el mundo cumplirá los acuerdos", declara a la agencia de noticias DPA. Pero ni él mismo cree que pueda dejar de pensar en las carreras.

¿Será todo el mundo capaz de desconectar en medio de una temporada como esta? Son dos semanas de vacaciones obligadas en las que los miembros de las escuderías incluso se han comprometido a no mandarse correos electrónicos. Ross Brawn, pese a su confianza, reconoce que la vigilancia en realidad no será infranqueable, y alude a la humildad de cada equipo: "Confiamos unos en otros", asegura.

Por su parte, Adrian Newey tratará de desconectar su siempre activa e innovadora mente. Pero no le será sencillo: "Creo que hay que ser capaces de dejar de trabajar y dejar de pensar; de lo contrario no sería saludable", advierte. Stefano Mancini, periodista de La Stampa, desconfía de las buenas intenciones del de Red Bull: "Nadie en su sano juicio" cree que Newey realmente "apagará la luz de su escritorio y dirá a su gente: '¡Nos vemos dentro de 15 días!'’ Las fábricas se pararán, pero su cerebro no".

Finalmente, Ross Brawn le da la razón al periodista: "No podemos evitarlo del todo, porque es parte de nuestra naturaleza. ¡Pero desde luego es mejor meditar en la playa que en la oficina!". Felices vacaciones… para quien las disfrute.
Por Héctor Campos