Para terminar con los orzuelos lo mejor es ponerse un poquito de miel, tanto en el párpado como en el interior del ojo.