El equipo se asegurará de que no vuelva a producirse un incendio similar
Lotus Renault ha descartado el chasis del R31 de Nick Heidfeld para el Gran Premio de Bélgica, tras el incendio que sufrió en carrera el pasado fin de semana, por lo que el alemán estrenará un nuevo chasis. James Allison ha explicado cómo se produjo el incendio y la posterior explosión en el monoplaza y ha asegurado que intentarán evitar que suceda lo mismo de nuevo.

El director técnico, James Allison, ha confirmado que el incendio que sufrió Nick Heidfeld en el GP de Hungría fue provocado por una combinación de incidentes, entre los que se incluye la ejecución de un mapa motor un poco diferente en la calificación, la cual producía más calor que la habitual.

"Antes que nada, corrimos con una mapa de motor ligeramente diferente en calificación, lo que produjo que los escapes se calentaran más de lo normal. Creemos que esta elevada temperatura provocó una primera grieta en el tubo de escape", explicaban en la página web del equipo. Suponemos que la grieta se agrandó en las vueltas previas a la parada en boxes, aunque nosotros no nos dimos cuenta porque creemos que el fallo se produjo un poco más arriba de donde está el sensor de temperatura".

Allen explica también cómo la parada en boxes de Heidfeld provocó que el motor estuviese revolucionado más tiempo de lo habitual y que aumentase la temperatura: "La parada en boxes fue más larga de lo normal, el motor se quedó revolucionado a un régimen elevado durante 6'3 segundos, esperando a que se completara el cambio de neumáticos. En estas condiciones, un exceso de combustible siempre termina en los tubos de escape y su temperatura se eleva alrededor de 100 ºC por segundo. Este aumento de la temperatura fue suficiente para acabar fracturando el tubo de escape e inciar un fuego moderado bajo la carrocería".

Sobre la explosión posterior, cuando el piloto alemán ya había saltado del monoplaza, Allen comenta que se produjo por el recalentamiento del "depósito de nitrógeno para la actuación de las válvulas de admisión del motor".

"La explosión en el pontón del coche, después de que Heidfeld hubiese estacionado su monoplaza en el césped y haber saltado, la causó el recalentameinto del depósito de nitrógeno ", explicó Allison.

Sin embargo, en Lotus Renault ya piensan cómo evitar que vuelva a ocurrir otro indicente de las mismas características en la próxima cita del Mundial, el GP de Bélgica: "El incidente fue muy negativo, puesto que nos ha llevado a cambiar el chasis. Tomaremos las medidas necesarias antes de la próxima carrera para reducir la posibilidad de que se incendie y para garantizar que el depósito de nitrógeno no pueda recalentarse", añadió Allison.
Por Maitane Santiago y Ana Zoe Marí