Su estatura condiciona el trabajo de los ingenieros, apenas cabe en un F1
El candidato al título de "rookie del año" que corre para Force India tiene un problema congénito: es tan alto que apenas entra en el cockpit de su Force India. El escocés aclara en una entrevista que donde lo pasó realmente mal fue en la GP2, donde le hicieron varios asientos y con ninguno terminó de sentirse a gusto.

A nadie escapa que en el deporte en general se aprecia mucho la altura. En el fútbol, el tenis, el baloncesto, la natación y prácticamente en cualquier modalidad, tener una envergadura superior aporta automáticamente una inestimable ventaja, pero en la Fórmula 1 puede tornarse en un verdadero quebradero de cabeza.

El promedio de los pilotos mide poco más de 1.70 y pilotos como Mark Webber o Paul di Resta (1,85cms), sobresalen del cockpit provocando una incomodidad para los pilotos y un problema aerodinámico a los ingenieros que desarrollan sus monoplazas. Si Adrian Newey obligó a cambiar su proveedor de cascos a Mark Webber por este motivo, el problema va a más en el caso del rookie escocés, que en una entrevista concedida a Autosprint cuenta los padecimientos que sufrió especialmente en la GP2 con respecto a esto.

"Tras mi éxito en Fórmula 3 Mercedes me ofreció un coche en el DTM, pero entre tanto hice una prueba en GP2. Encontramos un problema importante: el cockpit del GP2 de aquel momento era demasiado pequeño para mí. Durante las pruebas probé tres asientos diferentes, pero ir sentado en el coche fue una pesadilla. Soy diferente en tamaño a la mayoría de pilotos, así que no pude hacer gran cosa", afirma Paul di Resta.

Curiosamente, el escocés aclara que fue esta y no otra la causa por la que decidió correr en el DTM germano donde a la postre fue campeón en 2010, "decidí que correr el DTM en ese momento era la mejor opción. Pero nunca he dejado de creer que algún día llegaría a la Fórmula 1, incluso a través del DTM. Siempre pensé que era de vital importancia mantener cierta visibilidad sobre mí, así que tenía que ganar".

Di Resta está sorprendiendo a propios y extraños e incluso se habla de que podría sustituir a Michael Schumacher en Mercedes si éste decidiera abandonar la competición. Di Resta reconoce lo importante que resulta arrancar bien una carrera deportiva en la F1, "siempre he estado concentrado en mi trabajo, y toda mi vida me ha preocupado tener que abandonarlo todo debido a la falta de fondos. Creo que el primer objetivo al llegar a la Fórmula 1 es quedarte allí, y tratar de tener un futuro".
Por José M. Zapico