Se esperan 'colocar' 55.000 antes de la carrera
El mítico trazado de Spa-Francorchamps parece ajeno a la crisis y los aficionados están respondiendo de manera positiva a pesar de los grises augurios económicos. Puede que la afluencia de público anime a dar continuidad al GP belga sin necesidad de alternarse con ningún otro.

La venta de entradas para el GP de Bélgica en el circuito de Spa-Francorchamps se desarrollan según lo previsto, ya que las localidades de las principales gradas se han vendido conforme esperaba la dirección del circuito.

Sin embargo, todavía quedan libres algunos lugares del emblemático trazado en los que se podrá ver la carrera desde terrenos y montículos que rodean a la pista, puesto que las tribunas permanecerán abarrotadas si se cumplen las expectativas.

Según ha anunciado el director general de Spa-Francorchamps, André Maes, se han vendido 38.000 entradas a falta de dos semanas para la celebración del GP. El objetivo que se han marcado es superar las 55.000 saldadas la pasada temporada.

Maes espera que haya un incremento de 10.000 visitantes más gracias a la presencia del piloto local Jerome d'Ambrosio. "Jerome ha tenido un efecto muy positivo en la venta de entradas. En 2012 aumentarán todavía más porque será más conocido entre la afición", explicó.
Por Maitane Santiago